Entrevista para mi prima

A mi querida prima le mandaron en clase hacer una entrevista a alguien conocido y tuve el placer de ser el escogido. Me gusta mucho como ha quedado así que os la muestro:

1-¿Como supiste que querías ser ilustrador?

Al nacer, todo lo que me contaban me sonaba a chino (tal vez si hubiese nacido en china me habría sonado a castellano), así que me costaba muchísimo expresarme con palabras y comencé a hacerlo dibujando.
Desde entonces me comunico mejor con un lapicero que hablando.

Cuando iba a cumplir tres años mi madre me preguntó qué es lo quería de regalo. Yo deseaba un fuerte vaquero que vendían en una juguetería que estaba justo debajo de mi casa. Intenté decírselo con palabras, pero era imposible entender aquel galimatías, así que acabé por dibujarlo, con sus vaqueros, sus indios, los caballos y hasta los bisontes. Entonces mi madre lo entendió a la perfección.

Gracias a ese fuerte, comprendí que el dibujo es mi fuerte. Éste es el primer logro que he obtenido gracias a mis dibujos.

Desde entonces no me he apartado de ellos y cada vez han ido llenado más espacio y tiempo en mi vida. Decidí entablar una simbiosis con ellos. Ya que vivían de mi, yo también quería vivir de ellos y me esforcé día a día, y alguna que otra noche, hasta conseguirlo.

2-¿Cuál es el proyecto más interesante que has hecho?¿En qué consiste?

De todo se aprende. No voy a ser tan condescendiente como para decir que me entusiasma todo lo que he hecho. Hay bastantes cosas que prefiero no recordar.

Los proyectos que más orgulloso estoy hasta la fecha son dos, por diferentes motivos:

Este proyecto es muy personal. Me encargué de realizar el texto, el diseño, las ilustraciones y la maquetación. Fue muy laborioso, pero estoy muy contento con el resultado.

Trata de una recopilación de los seres que habitan en mi cráneo. Ya desde muy pequeño he tenido muchos pajarracos en la cabeza. Poco a poco se fueron multiplicando y junto a éstos, se unieron todo tipo de seres para habitar en mi cráneo, unos con pelo, otros crujientes, también los había de sangre fría, bichejos y otros remojados.

Pasados los años llegué a tener tal fauna en mi cabeza que formaban un gran barullo, entre cacareos, rebuznos, graznidos y todo tipo de gruñidos. Así que decidí sacarlos de paseo y los junté en este libro, que no le servirá de mucho a un biólogo para realizar sus estudios (tal vez para calzar su mesa, si es que cojea), pero sí a alguien que quiera pasar un buen rato junto a estos seres.
  
Este libro es tan espectacular como poco cotidiano. El formato de álbum ilustrado cuenta con escasas obras de teatro, y menos de autores tan prestigiosos como Juan Mayorga, el gran dramaturgo.

El texto es tan alocado y divertido, teatro del absurdo en estado puro. La obra es representada con mis ilustraciones y, para esta puesta en escena, me dejé la piel.

La obra me encanta y me dieron mucha libertad a la hora de ilustrarla. Eso se agradece mucho y se nota en el resultado final. Es el trabajo del que más orgulloso estoy hasta la fecha. 

Espero que el proyecto, o los proyectos más interesante de mi carrera estén todavía por llegar...

3-Hemos visto que la mayoría de tu trabajo se centra en la literatura infantil ¿te has planteado cambiar de ámbito?

Me siento muy cómodo viviendo del cuento y me lo paso genial trabajando. Además, el público infantil es el más sincero, si algo no le gusta no tiene ningún reproche a la hora de decírtelo. La mayor recompensa que he tenido hasta ahora por mi trabajo no ha sido económica, sino unos cuantos niños que me han dicho a la cara que el Zooilógico era su libro favorito. Eso no tiene precio.

Pero como todo en esta vida, hacer siempre lo mismo puede llegar a cansar. Está muy bien variar de vez en cuando. Por mucho que te guste el cocido, si todos los días lo comes, al final se te repite.

Últimamente me apetece probar otro tipo de cosas, dirigidas a un público mayor, me refiero en edad, por eso he comenzado proyectos como el “Equivocablo” o “Materia Dispersa”.

4-Éste último está siendo muy bien acogido. ¿Con qué intención creáis este nuevo proyecto?

Como su nombre indica, en “Materia Dispersa” vamos juntando toda la materia que se va dispersando de la cabeza de Dino Lanti (escritor del proyecto) y de la mía. Vamos recopilando todo este material en forma de viñetas y lo mostramos semanalmente en nuestro Blog:

Nuestro objetivo, como bien dice Dino, es articular la imagen y la palabra como maxilares con los que hincarle el diente a una realidad en ocasiones demasiado dura.

Conocí de casualidad los escritos de Dino en uno de mis paseos matutinos por Internet. Tras mucho navegar llegue a su blog “Nuestra versión de Helecho” y fue un flechazo a primera vista. Le escribí mostrando mi
admiración y comenzamos a mandarnos las cosas que íbamos haciendo. Mientras, ideábamos nuestro proyecto conjunto.

Dino vive en Barcelona y yo en Madrid. Nuestra comunicación es a través de Internet.
Después de darle muchas vueltas y rodeos, nos lanzamos al ruedo el 15 de enero. Creo que él está igual de encantado que yo de cómo va evolucionando la cosa.

Hace un par de semanas pudimos conocernos en persona, y finalmente nos hemos puesto cara. No es que antes no la tuviésemos, a mi me han dicho alguna vez que tengo más que espalda.

5-Materia Dispersa refleja muy bien la realidad actual, basándonos en esto, ¿crees que con el gran porcentaje de paro juvenil los jóvenes ilustradores tienen futuro en España ,o está profesión está más valorada en el extranjero?

Hasta ahora solamente he trabajado a nivel nacional, así que no puedo comparar. Se oye decir que efectivamente, en países como Francia, Bélgica o Inglaterra, está profesión esta mucho mejor valorada.
No es de extrañar, porque ellos tienen mucha más trayectoria en este campo.

6- ¿Crees que tu futuro como ilustrador se encuentra fuera del país?

No voy a cerrarme ninguna puerta, pero tampoco es que haya llamado a muchas. Yo me siento muy cómodo jugando en casa y se interpone ante mi una barrera idiomática. Me ha costado bastante comprender el castellano y el resto de idiomas me siguen sonando a chino, sobre todo el mandarín.

7-¿Los avances tecnológicos también te suponen una barrera? ¿Piensas que el papel será sustituido por las pantallas?

Espero no llegar a vivir el final del libro impreso. Para mí este soporte tiene el papel protagonista a la hora de leer. Yo procuro trabajar el máximo posible sobre papel, por eso creo que éste, es el soporte idóneo para representarlo.

No rechazo en absoluto las técnicas digitales, de hecho me entusiasma el trabajo que consigue mucha gente con ellas, pero a mí me resulta mucho más gratificante el tener con mis dibujos un contacto con tacto. ¡Me gustan los pinceles y los rotuladores más que a un tonto un lápiz!

El ordenador me hacer perder los papeles. Si el monitor no cansara tanto la vista (después de estar ocho horas delante de él los ojos comienzan a hacerme chiribitas) y pintar digitalmente manchase las manos, entonces, tal vez, lo utilizaría más a menudo.

El ordenador lo uso bastante para comunicarme con el mundo exterior. No tengo televisión y me informo bastante a través de Internet. Como ya he dicho antes, no me cierro ninguna puerta, o en este caso ventana. El mercado del libro digital está en pleno desarrollo y me apetece probarlo, de hecho creo que voy a hacerlo dentro de muy poco...

Pero bueno, soy amante y fetichista del papel, qué le voy a hacer... ¡Las tabletas no huelen a nada!

8-¿Cómo definirías tu estilo?

Rectiforme espraloide con manchitas.

9-¿Está influenciado?

¿Y cómo no iba a estarlo? Somos esponjas y todo lo que entra por nuestra retina se queda impregnado. La cuestión no es dejar de tener influencias, sino que sean buenas y que no se noten demasiado.

Creo que el truco está en poner un poquito de una cosa y una pizca de otra, para quede una mezcla bien sabrosa.

No solamente me inspiro en otros/as ilustradores/as. También en pintores/as, fotógrafos/as, cineastas, diseñadores/as y cualquier creador/a de imágenes. Soy un gran devorador visual, así que procuro tener un menú rico y variado.

10-Sabemos que gracias a tu esfuerzo vas consiguiendo algo de renombre en este campo, ¿podrías dar algunos consejos a los futuros ilustradores?

A mí me costó mucho comenzar y me cerraron más de una puerta en las narices, es por ello que procuro dejarlas siempre abiertas.

Gracias o a pesar de mi cabezonería, al final he conseguido meter la cabeza en este mundo. Aunque me ha ocasionado más de un dolor de cabeza.
Hay un detonante que me parece fundamental, no solo para esta profesión sino para cualquiera. La inquietud. Es algo que comparten las personas que más admiro y el motivo por el cual dejamos de andar a cuatro patas.

Supongo que habrá gente a la que le haya costado mucho menos arrancar que a mí. No tuve mucha ayuda en mi puesta a punto. Creo que empezar desde abajo, te hace valorar realmente el esfuerzo que supone subir cada escalón. Si de primeras te plantas en lo más alto de la escalera, pierdes la perspectiva.

Quizá no es la mejor, pero la fórmula que sigo y parece que funciona, es:

¡Disfrute, muchas ganas, dedicación y paciencia!

1 comentario:

Lola Azul dijo...

Me ha gustado mucho la entrevista así como descubrir tu blog. No dejes de sorpendernos. ¡Gracias!